THE CRIPTO NEWS

Noticias al momento y articulos de interes

Entre la economía de plataforma y el oligopolio digital

Entre la economía de plataforma y el oligopolio digital

2019 y parte del actual 2020 han sido años en que se ha generalizado la discusión sobre los efectos del modelo de negocio de muchas plataformas digitales y algunos términos como “uberización” han empezado a formar parte del lenguaje común.

En 2019 se consolidaron y ampliará este fenómeno y el peso relativo de
las empresas digitales  – incluidas las
de plataforma – en la economía global continuará aumentando y, con ello,
cambiará aceleradamente la percepción de este fenómeno. Estos negocios ya no se
verán como simpáticas iniciativas lanzadas por jóvenes emprendedores sino como
una realidad arrolladora capaz de llevarse por delante operadores tradicionales
y alterar las reglas de juego del mercado de trabajo. Ya no se les percibirá
como exponentes de la economía colaborativa sino como intermediarios entre
actores económicos con amplios márgenes de beneficio.
Las administraciones públicas, a todos los niveles, pero
también algunos sectores de la sociedad, se plantearán de forma más contundente
cómo afrontar este fenómeno y, sobre todo, las externalidades negativas que
pueda provocar. La naturaleza tecnológica, innovadora y a menudo
desterritorializada de este modelo de negocio planteará desafíos añadidos en
términos de regulación y fiscalidad. Pero también preocuparán las tendencias
oligopólicas y la desprotección en materia de derechos laborales o de
privacidad. Todo lo relativo a la vivienda, especialmente en grandes urbes,
adquirirá especial protagonismo. La causa habrá que buscarla no tanto en el
fenómeno de la economía de plataforma sino en cómo éste se suma a otras
tendencias como el rentismo inmobiliario que están amplificando los problemas
de acceso a la vivienda de una parte cada vez mayor de los trabajadores.
El fenómeno de la economía de plataforma será percibida y
tendrá efectos diferentes en función del contexto social. Aumentarán las
suspicacias en buena parte de las sociedades post-industriales, especialmente
allí donde ya había unos servicios de calidad y un nivel de protección social y
laboral elevada. En cambio, en muchos países en vías de desarrollo, y
especialmente allí donde los servicios son deficientes y los derechos laborales
o del consumidor una ficción, la irrupción de estas nuevas plataformas será
vista como una oportunidad, con efectos positivos en la vida cotidiana, como
una fuente de inspiración a la hora de construir una cultura más emprendedora y
como fórmula para sortear redes clientelares vinculadas a menudo al poder
político establecido.
Precisamente porque el debate social sobre este fenómeno va
a intensificarse, desviará la atención de otro fenómeno económico (y social)
tanto o más relevante: la hegemonía de un grupo muy reducido de empresas
digitales y el creciente divorcio entre capital y trabajo. Actualmente las
cinco principales empresas del mundo en capitalización bursátil pertenecen a
esta categoría: Apple, Amazon, Alphabet, Microsoft y Facebook.  Ninguna de ellas está entre los primeros
empleadores del mundo pero, en cambio, sí que están en la vanguardia de lo que
subrepticiamente llaman “optimización fiscal”. Otro dato relevante: en 2018,
Jeff Bezos, el fundador de Amazon, se convirtió en la persona más rica del
mundo y Netflix superó a Disney como principal compañía audiovisual. 2019 será
un año de nuevos records que ilustrarán tanto la fuerza de la economía digital
como los riesgos de una deriva oligopólica.

 

2 thoughts on “Entre la economía de plataforma y el oligopolio digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: